Zapatillas De Ballet Punta

Cómo elegir unas puntas de Ballet

 

CÓMO ELEGIR UNAS PUNTAS DE BALLET 

Las zapatillas de punta son un elemento indispensable de la bailarina, y su correcta elección, fundamental. Hay que ser muy cuidadoso y tener en cuenta la fuerza y forma del pie, cuánto se utilizan o que tipo de uso van a tener. Además es muy importante saber que las puntas han de comenzar a usarse cuando el pie está totalmente formado y hay un entrenamiento previo y fuerza suficiente, para evitar lesiones ahora y en el futuro, normalmente de los trece años en adelante. 

A la hora de elegir unas puntas adecuadas, nos fijaremos primeramente en la forma de nuestro pie, si tenemos un dedo más largo que el resto deberemos elegir una punta de caja estrecha, si el pie es ancho habrá que elegir una caja más cuadrada y si los dedos son largos, la caja será más alta. 

 

Las cajas varían según el modelo y hay que fijarse en dos factores, la anchura (dentro de la anchura podrá estrecharse hacia la punta, ser un poco ovalada u homogénea) y el alto de la caja (dependerá de lo largos que tengamos los dedos o de la flexibilidad del pie, si se tiene mucho empeine, a lo mejor es necesario una caja alta para que no se venza el pie hacia delante). 

La talla de la zapatilla se determina con la zapatilla puesta y el pie plano sobre el suelo, los dedos deben quedar justos, ni arrugados o apretados ni demasiado holgados, y deben de poder moverse dentro de la punta (para poder hacer media punta con ellas puestas). Después haremos un plié en segunda posición comprobando que no nos hace daño en el talón o tendón de Aquiles y por último colocaremos el pie en punta para ver si sobra demasiado tejido en la parte del talón. 

Para estos casos en los que la punta nos queda bien pero por cualquier motivo es un poco ancha o nos sobra mucho al subir a la punta, existen modelos que son  más estrechos en el talón, además de unas cintas que recorren el borde de la punta, como en las zapatillas de media punta para ajustar mediante un nudo. 

La pala, es el soporte base de la zapatilla y su dureza depende de la fuerza del pie, de la flexibilidad y forma del mismo y del peso y altura de la bailarina. Generalmente cuando elegimos por primera vez unas zapatillas de punta, la pala será blanda y a medida que adquiramos soltura y fuerza, aumentará la dureza siempre acorde al nuestro pie. Las palas pueden ser más o menos largas y estar “partidas”, es decir, que en una zona determinada de la suela, más hacia el metatarso o más hacia el talón, serán un poco más blandas, para facilitar la subida a la punta y dependiendo de la forma del pie. Si tienes poco arco la pala podrá ser más blanda o que la pala se doble a partir del metatarso para facilitar el uso. 

 

Para proteger los pies han de usarse unos protectores. Los hay de muy diversos tipos, de silicona, de espuma, mas anchos o estrechos e incluso dediles para problemas más específicos.

Una vez elegidas las zapatillas adecuadas, no significa que sean las zapatillas perfectas, puede incluso que a pesar de haber empleado un tiempo en elegirlas concienzudamente, no nos sean realmente cómodas. Habrá que usarlas e ir perfeccionando la elección con el paso del tiempo y los cambios en el pie y la técnica que experimentará la bailarina.